MARCO JURÍDICO DEL MERCADO DE VALORES Y MERCANCÍAS EN GUATEMALA:

CREACIÓN Y PROMULGACIÓN DE LA LEY:           

 

Su creación obedece al principio constitucional que establece como obligación fundamental del Estado, promover el desarrollo económico de la Nación, así como proteger la formación del capital, el ahorro y la inversión y crear las condiciones adecuadas para promover la inversión de capitales nacionales y extranjeros. En ese orden de ideas fue promulgada la Ley del Mercado de Valores y Mercancías, contenida en el Decreto 34-96 del Congreso de la República, la cual cobró vigencia el día veintitrés de diciembre de mil novecientos noventa y seis.

 

 

OBJETO DE LA LEY:    

Dicha Ley regula las normas que promueven el desarrollo transparente, eficiente y dinámico del mercado de valores; en particular, establece el marco jurídico de: a.- Del mercado de valores, bursátil y extrabursátil; b.- De la oferta pública en bolsas de comercio de valores, de mercancías, de contratos sobre éstas y contratos, singulares o uniformes; c.- De las personas que en tales mercados actúan; y d.- De la calificación de valores y de las empresas dedicadas a esta actividad.

 

REFERENCIAS DE LA LEY:

            En primera instancia, la Ley hace referencia a:

 

VALORES: Se entiende por valores todos aquellos documentos, títulos o certificados, acciones, títulos de crédito típicos o atípicos, que incorporen o representen, según sea el caso, derechos de propiedad, de crédito o de participación. Los valores podrán crearse o emitirse y negociarse mediante anotaciones en cuenta;

 

MERCANCÍAS: Son mercancías todos aquellos bienes que no estén excluidos del comercio por su naturaleza o por disposición de la ley;

 

CONTRATOS: Se entiende por contrato todo negocio jurídico de características uniformes por cuya virtud se crean, modifican, extinguen o transmiten obligaciones dentro del mercado bursátil;

 

CALIFICACIÓN DE RIESGO: Es una opinión emitida por una entidad calificadora de riesgo, en cuanto a la situación financiera de un emisor, todo ello con arreglo a las prescripciones técnicas reconocidas a nivel internacional.

 

            Ahora bien, para la negociación de las ofertas públicas, tanto de valores como de mercancías, la Ley, dentro de su normativa, establece dos tipos de mercados a saber:

a.- Mercado Bursátil: Es aquél que se desarrolla dentro de una Bolsa de Comercio, cumpliéndose con la reglamentación que para ese efecto haya sido emitida por dicha Bolsa, de conformidad con la facultad de autorregulación de que gozan y,

b.- Mercado Extrabursátil: Es aquél que se realiza fuera de las Bolsas de Comercio y que por esa razón, no estaba sujeto, hasta antes de entrar en vigencia la Ley, a reglamentación alguna.

            No obstante lo anterior, la Ley únicamente regula los requisitos de la oferta pública bursátil y extrabursátil de valores y bursátil de mercancías.

            Por medio de la Ley del Mercado de Valores y Mercancías se crea: EL REGISTRO DEL MERCADO DE VALORES Y MERCANCÍAS, institución sui-géneris que, no obstante el carácter limitativo que pudiera inferirse de su nombre, tiene como función el control del registro y juridicidad de los actos y contratos realizados y celebrados por las personas que actúan en los mercados.

            En ese sentido, al Registro le corresponde no solamente una labor registral sino que además, dentro del ámbito de su competencia, debe cumplir y hacer que se cumplan las disposiciones establecidas en ella, así como emitir disposiciones reglamentarias de carácter general con relación a la oferta pública extrabursátil de valores.

            En ese orden de ideas, las funciones del Registro, en términos generales son las siguientes:   

 

REGISTRAL: Es la función más importante y que se realizará luego de un examen minucioso y exhaustivo de la documentación que se presente al momento de solicitarse determinada inscripción, verificando que se cumplan con todos los requisitos exigidos por la Ley; al respecto, serán objeto de inscripción registral:

I.-      Bolsas de Comercio.

II.-    Agentes de Bolsa.

III.-  Agentes de Valores.

IV.-   Ofertas Públicas de Valores.

V.-     Contratos de Fondos de Inversión.

VI.-   Contratos de Fideicomiso de Inversión.

VII.- Certificados de Fondos de Inversión.

VIII.- Calificadoras de Riesgo.

           

            Sobre el particular, es importante advertir que la inscripción de una oferta pública bursátil o extrabursátil en el Registro, no implica una garantía por parte de éste con relación a la solvencia o liquidez del emisor o de los derechos incorporados en los valores.

            Con relación a la oferta pública de mercancías, no obstante que en un principio la ley pareciera homologarla a la de valores, del propio texto de la Ley, su objeto y naturaleza de los mercados, se interpreta e infiere que el Registro solamente tiene facultades de inscripción respecto de la oferta pública de valores, siendo competencia de las Bolsas de Comercio, el registro de las ofertas públicas de mercancías, debiendo el Registro velar porque éstas cumplan con su reglamentación.

 

NORMATIVA O DE REGLAMENTACION: Esto en virtud que de conformidad con la Ley, el Registro debe emitir los reglamentos sobre su organización administrativa y de funcionamiento, así como las normas a las cuales se deberán regir las personas que actúen dentro del mercado extrabursátil de valores, siendo importante señalar que antes de entrar en vigencia la Ley, no existía reglamentación alguna para negociar en ese mercado.

 

VIGILANCIA O FISCALIZACION: La cual se verifica mediante el control de la juridicidad de actos y contratos realizados o celebrados por las Bolsas de Comercio, los Agentes e instituciones auxiliares del mercado de valores. Para el efecto el Registro puede emitir:

Apercibimientos;

Sanciones-Multas;

Suspensión de inscripciones;

Solicitud de medidas cautelares;

Solicitud de cancelación de inscripción.

            Tomando en cuenta sus funciones, se considera que el Registro del Mercado de Valores y Mercancías, en el ámbito de valores, puede ser utilizado como una útil herramienta para todo inversionista, al poder contar en ese órgano con información legal y financiera mínima, veraz y actualizada, que le permita adoptar una mejor decisión en la inversión de sus recursos. 

 

OFERTA PUBLICA: Es la invitación que el Emisor hace abiertamente al público, por si, por intermedio de tercero mediante una Bolsa de Comercio o cualquier medio de comunicación masiva o difusión social, para negociación de valores, mercancías o contratos.

El concepto de oferta pública tal y como se entiende en la mayor parte de los sistemas desarrollados, supone la captación de fondos por parte del emisor, mediante el empleo de medios de comunicación que garanticen una difusión general de la emisión.

La oferta pública de conformidad con el artículo 26 de la Ley refiere: "Las ofertas públicas de valores no quedan sujetas a autorización administrativa previa, salvo su inscripción en el Registro. La inscripción de las mismas no implica asunción de responsabilidad de ninguna especie por parte del Registro en relación a los derechos que los valores incorporan ni sobre la liquidez o solvencia del emisor, sino simplemente significa la calificación de que la información contenida en la oferta satisface los requisitos que exige esta ley. 

En este contexto y, con carácter general la oferta pública se refiere a la captación de recursos financieros por parte de las entidades privadas o públicas, mediante la colocación de emisiones de instrumentos de deuda a la medida de la demanda del inversor final, previa su inscripción y registro en las Bolsas de Comercio y el Registro del Mercado de Valores y Mercancías.

Es importante, al tratar lo relativo a Determinación de la naturaleza de una oferta pública, que el artículo 28 de la ley establece que el Registro, a petición de persona interesada o de oficio, determinará, conforme a la ley y mediante resolución motivada, si una oferta es o no pública. En este sentido con fecha seis de agosto de mil novecientos noventa y ocho, el Registro emite la  resolución identificada con el número CINCO DIAGONAL NOVENTA Y OCHO (5/98), por medio de la cual De Oficio, procede a determinar la naturaleza de la oferta de valores, emitidos en Guatemala o en el extranjero, dirigida al público en general y realizada en Guatemala mediante: a) Correspondencia; b) visitas efectuadas de puerta en puerta, de persona a persona, por personas físicas que representan o trabajan para emisores de valores y/o, c) la vía telefónica. Dicha resolución dentro de sus considerandos hace alusión a lo siguiente:

 

CONSIDERANDO: Que de conformidad con el artículo 3 del Decreto número 34-96 del Congreso de la República, Ley del Mercado de Valores y Mercancías, la oferta pública es la invitación que el emisor hace ABIERTAMENTE AL PUBLICO, por sí o por intermedio de tercero, mediante una bolsa de comercio o CUALQUIER MEDIO DE COMUNICACIÓN MASIVA o difusión social, para la negociación de valores, mercancías o contratos. -------------------------------------------------------------------

 

CONSIDERANDO: Que de acuerdo con el artículo 28 de la Ley referida, el Registro a petición de persona interesada O DE OFICIO, determinará conforme a la ley y mediante resolución motivada, si una oferta de valores es o no pública. ------------------------------------------------------------------------------

 

CONSIDERANDO: Que se han emitido en el medio variadas interpretaciones del concepto de oferta pública en los casos en que la oferta de valores, emitidos en Guatemala o en el extranjero, es dirigida al público en general y se realiza en Guatemala mediante: a) correspondencia; b) visitas efectuadas de puerta en puerta, de persona a persona, por personas físicas que representan o trabajan para emisores de valores; y/o, c) la vía telefónica, lo que ha dado lugar a determinaciones particulares sobre la naturaleza de tales ofertas, cuando, de conformidad con la ley, como se expuso, es a este Registro a quien compete legalmente dicha facultad de determinación. En vista de lo expuesto, se hace necesario que este Registro se pronuncie de oficio, a efecto de determinar la naturaleza de las ofertas de valores realizadas por los medios indicados. -------------------------------

 

CONSIDERANDO: De conformidad con el artículo 10 de la Ley del Organismo Judicial, las normas se interpretarán conforme a su texto, según el sentido propio de sus palabras, a su contexto y de acuerdo con las disposiciones constitucionales, asimismo, el conjunto de una ley servirá para ilustrar el contenido de cada una de sus partes, pero los pasajes oscuros de la misma, se podrán aclarar, atendiendo un orden establecido. Por su parte el artículo 11 de la misma ley estipula que las palabras de la ley se entenderán de acuerdo con el Diccionario de la Real Academia Española, en la acepción correspondiente, salvo que el Legislador las haya definido expresamente. -------------

Siguiendo las reglas de interpretación referidas, atendiendo al texto del artículo 3 de la Ley del Mercado de Valores y Mercancías, es procedente afirmar, en primer lugar, que la invitación a negociar valores propia de una oferta pública tiene la característica especial de ser abierta al público, o sea, dirigida a cualquier persona. En ese sentido, resulta obvio que tal invitación tiene como propósito fundamental el apelar al ahorro del público inversionista de manera indiscriminada, es decir, captar los recursos de cualquiera.

En segundo lugar, el Diccionario de la Real Academia Española en lo conducente define, por un lado, a un medio de comunicación como un órgano destinado a la información pública y, por otro, al adjetivo masivo como lo relativo a las masas humanas; en ese orden de ideas, el diccionario relacionado define al término órgano, en lo conducente, como un medio o conducto que pone en comunicación dos cosas. De los conceptos emitidos resulta claro que un medio de comunicación masiva es un conducto utilizado para comunicar algo a muchas personas, es decir, al público en general, resultando ser éste el destinatario de la información. Respecto a los medios de comunicación, resulta importante indicar que en las etapas de su desarrollo, el primer y más antiguo medio de comunicación es el lenguaje, posteriormente, éste se materializa y surge la escritura y, más tarde, se utilizan medios tecnológicos avanzados, tales como la radio, televisión, teléfono, satélite, étc. sin que éstos últimos excluyan a los anteriores sino, por el contrario, coexistan, de modo que si cualquiera de ellos se utiliza como un conducto para comunicar algo a la colectividad de personas, resulta ser un medio de comunicación masiva, aún y cuando por un lado, entre ellos, por causas lógicas, la puesta en conocimiento de la información a la colectividad varíe en tiempo y por el otro, su uso implique la individualización del destinatario sin que ello desvirtúe la intención de dirigirse al público en general. --------------------------------------------------------------------------

 

En ese orden de ideas, resulta importante llamar la atención que la Ley del Mercado de Valores y Mercancías, al definir la oferta pública, contempla la posibilidad de que la invitación girada al público se realice por CUALQUIER medio de comunicación masiva, o sea, como se indicó, por cualquier conducto utilizado para comunicar, poner en conocimiento o informar algo a la colectividad de personas, pudiendo ser éste, al tenor de lo expuesto, el lenguaje, la escritura y los medios tecnológicos avanzados. ----------------------------------------------------------------------------------------

 

Tomando en cuenta el texto y contexto del artículo 3 de la Ley del Mercado de Valores y Mercancías, es procedente interpretar que la oferta de valores, emitidos en Guatemala o en el extranjero, dirigida al público en general y realizada en Guatemala por medio de: a) correspondencia, como medio de comunicación escrita; b) visitas efectuadas de puerta en puerta, de persona a persona, por personas físicas que representan o trabajan para emisores de valores, como medio de comunicación mediante el lenguaje; y, c) la vía telefónica, como medio de comunicación tecnológico, es una invitación abierta al público a invertir en valores, puesto que es dirigida a cualquier persona y tiene como propósito fundamental el apelar al ahorro del público inversionista de manera indiscriminada, es decir, captar los recursos de cualquiera y, además, tal invitación es efectuada mediante medios de comunicación masiva ya que la invitación a la inversión se pone en conocimiento de la colectividad; en consecuencia dicha oferta cumple con los presupuestos legales para ser determinada su naturaleza como pública y, por lo tanto se está frente a una oferta pública de valores. ---------------------------------------------------------------------------------

 

El resultado de la determinación de la oferta pública en los casos señalados tiene como efecto inmediato de conformidad con los artículos 4, 26 y 27 de la Ley del Mercado de Valores y Mercancías, el que los emisores de valores que utilizan alguno de los medios de comunicación masiva identificados, deban inscribir la oferta pública de los mismos, ya sea en el mercado bursátil o extrabursátil, resultando beneficiado cualquier inversionista, ya que podría tener acceso a la información legal y financiera del emisor y, de esa manera, mediante su análisis formarse un mejor criterio al momento de invertir sus recursos. Lo anterior, resulta congruente con el postulado constitucional establecido en el inciso k) del artículo 119 de la Constitución Política de la República de Guatemala que estipula como obligación fundamental del Estado proteger la formación de capital, el ahorro y la inversión. ------------------------------------------------------------------------------------------

 

Lo anterior evidentemente dará como resultado un mercado de valores más transparente por lo que se estará cumpliendo con uno de los motivos de emisión de la Ley del Mercado de Valores y Mercancías contenido en el cuarto considerando que en lo conducente, prescribe que las normas de dicha Ley se emiten con el fin de colaborar con la transparencia y desarrollo del mercado de valores. -------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

CITA DE LEYES: Artículos 1, 2 inciso a), 3, 4, 8, 16 incisos g), j), y n), 25, 26, 28, 30 y 38 de la Ley del Mercado de Valores y Mercancías, 3, 4, 14 y 19 del Reglamento del Registro del Mercado de Valores y Mercancías. ------------------------------------------------------------------------------------------------------

 

POR TANTO: Este Registro, con fundamento en lo considerado y leyes citadas, al resolver conforme a derecho: DETERMINA I.- Que la oferta de valores emitidos en Guatemala o en el extranjero, dirigida al público en general y realizada en Guatemala mediante: a) correspondencia; b) visitas efectuadas de puerta en puerta, de persona a persona, por personas físicas que representan o trabajan para emisores de valores y/o c) la vía telefónica constituye OFERTA PUBLICA DE VALORES en consecuencia: II.- Tales ofertas públicas deben cumplir con el requisito legal de inscripción en el Registro del Mercado de Valores y Mercancías, sea en el mercado bursátil o extrabursátil, atendiendo las disposiciones legales y reglamentarias correspondientes; III.- PUBLIQUESE. ---------------------------------------------------------------------------------

 

 

CREACION Y PROMULGACION DEL REGLAMENTO:

 

            Está contenido en Acuerdo Gubernativo número 557-97 el cual entró en vigencia el día uno de agosto de mil novecientos noventa y siete.

 

CONTENIDO DEL REGLAMENTO: 

 

Funcionamiento del Registro.

De los Contratos de Fondo de Inversión.

Organización administrativa del Registro.

Arancel.

Determinación de fianza (Agente de Valores).

Requisitos de oferta pública extrabursátil.

Actualización de información de emisores extrabursátiles.